Actualidad

JÓVENES MISIONEROS VOLUNTARIOS EN ABANCAY

JÓVENES MISIONEROS VOLUNTARIOS EN ABANCAY
Después de un mes entre nosotros, acabamos de despedir a los 25 jóvenes de la diócesis catalana de Solsona (la diócesis de Monseñor Isidro, del P. Miguel Pedrós y del P. Isidro). El joven sacerdote Marc Majá fue el asistente espiritual del grupo, convocado por la Delegación Diocesana de la Juventud de Solsona (Barcelona), encabezada por el Delegado, Marc Trulls.
Meses antes habían recogido fondos para ayudar en la construcción del nuevo templo de la también nueva parroquia de Nuestra Señora de las Nieves de Casinchihua.
Estos jóvenes entusiastas se han entregado a un trabajo social abnegado y alegre en el Asilo de Ancianos, en el Orfelinato, en la Clínica Santa Teresa, en Cáritas y en el despacho parroquial, con salidas en grupos misioneros a comunidades, como Chacoche, Lambrama, Caipe, Marccuni, Casinchihua…, acompañando al P. Edilberto.
Nos han dejado una hermosa lección. Su trabajo no fue improvisado. El P. Marc les celebraba la santa Misa a primera hora, les acompañaba en la oración, en el rezo de la Liturgia de las Horas (laudes y vísperas), en la reflexión sobre el trabajo que se iba a realizar o que se había realizado. Por eso decía Pau (Pablo), siempre de buen humor, que “el trabajo nos ha trabajado”. Efectivamente, venían a hacer bien a los más pobres, pero ellos supieron enriquecerse espiritualmente con esa labor. No van a olvidarse nunca de la experiencia realizada. 
Estos 26 catalanes (15 chicas, 12 chicos) y el P. Marc han concebido su voluntariado como sentido de misión, es decir, como enviados por su obispo, Mons.Xavier Novell, y por el mismo Señor, que nos dijo: “Vayan al mundo entero y anuncien el Evangelio…
Los jóvenes misioneros oscilan entre los 30 y los 17 años. Dos todavía son menores de edad, algunos ya son profesionales, otros en los últimos años de universidad en las más diversas carreras. No faltaban entre ellos dos parejas de novios, con un hermoso noviazgo cristiano. Y, claro, no faltaba tampoco la guitarra de Oriol Macià, el seminarista del grupo, que animaba hermosas canciones y bailes.
Siempre hay algunos imprevistos, como la larga huelga de Magisterio, lo que impidió la visita a colegios y la posible catequesis a muchos niños; también cambió el plan de trabajo en Casinchihua (donde pensaban retechar y pintar), al decidir el pueblo la construcción de un nuevo templo. Pero estos jóvenes supieron acogerse maravillosamente al plan B. Emocionaba ver al P. Marc (párroco, y antes ingeniero) limpiar y cambiar los pañales a los ancianos y, juntos con los chicos y las chicas, prestar los servicios más humildes en el Hogar del Anciano.
No tuvieron en Abancay tiempo para hacer turismo, para conocer cosas; pero están muy contentos de haber conocido muchas personas, pequeños y mayores, y eso consideran que es lo más enriquecedor.
Costaba despedirse. A ellos y a nosotros. Pero agradecemos su testimonio cristiano y rezamos por ellos para que sepan siempre decirle que sí al Señor en lo que a cada uno les pida. Y, como no queremos despedirnos, sólo les decimos un “hasta luego”, “tupananchiscama” (hasta que nos volvamos a ver)

BIENVENIDO AL PERU PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO ¡BIENVENIDO AL PERÚ!

El Papa Francisco  estará en el Perú  desde 18 al 21 enero del 2018.  Su Presencia será  una bendición  y un impluso  de  fe para nuestro pueblo peruano. Es  tiempo de ir preparándos  para este gran encuentro con  el Vicario de Cristo en la tierra.  Sabemos que  estará  en Lima, Trujillo y Puerto Maldonado.  ¿A dónde estas pensando ir? Acárcate  a tu parroquia  y  organízate  para ir al encuentro del Papa. Más adelante con mas deltalles sobre esta venida del Papa.

Padre Tomás García Sorzano, Pbro. (1952-2017)

UN ABANQUINO DE ALMA, VIDA Y CORAZÓN 
Tomás García Sorzano, Pbro. (1952-2017)

El P. Tomás García Sorzano nació el 7 de marzo de 1952, en Torrecilla de Cameros, Logroño (España). Sus padres: inocente y Antonina lo recibieron con mucho gozo y le dieron una profunda educación cristiana. 
“Antes que te formaras en el vientre materno te escogí, para ser mi profeta” (Cf. Jeremías 1,5), dice la Palabra de Dios, y tocó directamente al niño Tomás. En efecto, recibió la vocación sacerdotal e ingresó al Seminario Menor con 11 años, corría el año 1963. 
Los estudios de filosofía y teología, así como la formación pastoral y humanística los recibió en el Seminario Mayor “El Salvador” de su diócesis de “Calahorra, la Calzada y Logroño”.
Fue ordenado sacerdote el 24 de junio 1975, a los 23 años. Seguidamente, hizo de Vicario Parroquial en algunas parroquias de su jurisdicción. 
Y como preparándose para su futura misión, alternó la pastoral con estudios de Teología dogmática, obteniendo el grado de licenciado en la Facultad de Teología Universidad de Navarra. 
Allí, conociendo la sociedad sacerdotal de la Santa Cruz y Opus Dei, Asociación fundada por San Josemaría Escrivá, entendió con hondura su misión sacerdotal y afianzó hondamente su decisión de imitar a Jesucristo, de hacerlo presente entre los hombres y buscando la santidad en su ministerio sacerdotal.
Ahí, en la Universidad, Mons. Enrique Pélach lo buscó. Tras una breve entrevista, lo convenció para que se viniera a Abancay como misionero. 
El joven sacerdote Tomás García, con la anuencia de su Obispo, decidió cruzar el “charco”. En efecto, el año 1978, con tan solo 26 años, arribó a Abancay como misionero, para hacerse un abanquino de alma, vida y corazón. 
Su primer encargo fue el de Vicario Parroquial en Santa Catalina de Curahuasi, y luego en San Jerónimo, Andahuaylas. En agosto de 1980, es trasladado a Abancay para dirigir el Seminario Menor “San Francisco de Asís”, en Patibamba. Alternó este encargo, enseñado religión en la G.U.E. Miguel Grau (1980-1986) y Filosofía y Teología en el Seminario Mayor. Su carácter abierto y sincero le hizo amigo de todos sus alumnos, además de sus muy amenas y divertidas lecciones. 
El P. Tomás es jovial y amigo de todos; de fácil sonrisa y de innato optimismo; su sinceridad y transparencia de vida –decía lo que pensaba, con inocencia de niño, sin tapujos– pasó sembrando el bien espiritual y material por doquier. Sus valores innatos fueron aquilatados por su vida de oración, su compromiso de amor con Dios. 
Más tarde, en 1987, es nombrado Rector del Seminario Mayor "Nuestra Señora de Cocharcas" hasta el año 1992. Años de trabajo silencioso y hondo. Formar sacerdotes es un trabajo de orfebre: labrar la figura de Cristo en las almas de sus jóvenes seminaristas, trabajo de sacrificio y dedicación.
Desde que fue párroco de Guadalupe, el año 1991 inició una amplia labor pastoral, hasta 2007. Este encargo no fue óbice para que cooperase en el gobierno de la diócesis de Abancay, como Vicario General (1992 – 2007).
El P. Tomás García Sorzano es más conocido en Abancay por su labor social, desde que fue Secretario General de Caritas Abancay (1995 – 2007). También asumió la coordinación de la Mesa de Concertación por unos años.
Buena parte de la labor social de la diócesis de Abancay se debe al P. Tomás. Tenemos como botones de muestra: brindar el acceso a los servicios básico como el agua potable y el desagüe en diversos barrios del cinturón de pobreza de Abancay; “Ccocha y Pumaranra”; terrenos y casas para familias pobres del barrio “San Lorenzo” de Tamburco; canales de riego, carreteras, postas médicas; crianza de animales menores y centenares de vacas lecheras; capacitación campesina en manejo de cultivos, los recursos naturales; el acceso de los derechos humanos, liderazgo, etc. 
El año 2007, el Arzobispo Metropolitano del Cusco Mons. Juan Antonio Ugarte, solicitó los servicios y la experiencia sacerdotal del P. Tomás para dirigir como Rector el Seminario Mayor “San Antonio Abad”. Servicio eclesial que aceptó con gusto, aunque su corazón se había quedado en Abancay. Igualmente en el Cusco, con gran facilidad, se hizo amigo de todos, especialmente de los sacerdotes, pero también de un grueso número de abanquinos que viven o estudian allá.
El año 2011, tuvo que viajar a España, su tierra natal, para atender su salud. En efecto, los intensos años vividos en los Andes le fueron cobrando caro. Tantas veces, salía a pueblos y comunidades y comía lo que hallaba, unas veces bien y otras veces poco o nada. Mientras tuvo fuerzas, se gastó por todos sin importarle nada; pero internamente fue sufriendo achaques, con serias tendencias hacia la diabetes, además de incrementar sus limitaciones cardiacas.
El P. Tomás retornó a su tierra, después de 35 años. Allá, su Obispo lo nombró Párroco de “Nuestra Señora del Burgo” y de “San Miguel Arcángel” de la ciudad de Alfaro, la Rioja. En los últimos meses fue párroco en Torrecilla de Cameros, el pueblo donde creció.
El Padre Tomás, siempre que hablaba con alguien del Perú, denotaba que su corazón y su imaginación estaban en Abancay. ¡Cuánto quiso volverse y quedarse con nosotros!; pero los médicos sentenciaron que eso no sería posible. 
El año pasado 2016, padeció una delicadísima operación del corazón; su recuperación fue lenta, pero ya no quedó plenamente restablecido; aunque retomara sus labores pastorales con cierta normalidad. 
Hace un mes sufrió un ictus cerebral que lo postró definitivamente en cama. Una segunda decaída, hace una semana, lo postró mucho más, hasta devenir en su deceso, el día 5 de julio del presente año.
Oramos por el eterno descanso de nuestro P. Tomás. Que el buen Dios lo tenga muy cerquita de Sí. Gracias amigo, padre y buen pastor. 
Abancay, 6 de julio de 2017.