Imprimir

Actividades Sociales de la Diócesis

La Diócesis de Abancay, como servidora de los hombres, realiza actividades sociales según los medios y posibilidades del que dispone, unas veces remediando las situaciones de emergencia,  otras veces  con un trabajo sólido en beneficio de todos los ciudadanos.

OBRAS SOCIALES

ORFANATO DE LOS NIÑOS:Esta labor social es llevada por las Hijas de la Divina Providencia. Viene brindando servicios integrales a los menores en abandono moral, material, psicológico y físico por más de 40 años. La población que atienden son a infantes, niños, púberes, adolescentes y jóvenes de las provincias de Abancay, Aymaraes, Chuquibambilla, Antabamba y Andahuaylas.

HOGARES PARA JOVENES:En la Diócesis actualmente existen muchos hogares para los jóvenes, tanto para mujeres y varones. Actualmente están regentadas por los institutos de vida consagrada. En estos Hogares se vela por la atención humana, cristiana y cultural de los jóvenes. Así tienen talleres de arte, de cocina y repostería y otras manualidades.

COMEDORES PARROQUIALES:Casi todas las parroquias tienen su comedor para los estudiantes y adultos abandonados. La atención es gratuita, salvo en algunos casos se aporta una colaboración simbólica. Estos centros de atención para los pobres han sido financiados a través de cáritas en los años anteriores y ahora  a través de los bienhechores particulares e Instituciones del Estado. Sólo funcionan durante el año escolar.

ASILO DE ANCIANOS:La diócesis fomenta dos centros de Asilo regentada por las religiosas contemplativas de la Orden de Carmelitas Descalzas.  La atención  a los ancianos abandonados por parte de sus familiares y de la sociedad es gratuita y subsiste con la colaboración esporádica de los fieles. Actualmente funciona una en Abancay y otro en el Valle de Chumbao.

LA CLINICA SANTA TERESA:Es una de las obras pioneras de la Diócesis en cuanto a la atención a los indigentes enfermos. Se ha creado en sus inicios para atención de los leprosos e investigación de las enfermedades endémicas. Es centro de referencia para los estudios de hongos. Tiene completos los servicios de medicina general y otras atenciones de especialidad.http://clinicasantateresa.com.pe/portal2012/

EL CENTRO OFTALMOLÓGICO “ENRIQUE PELACH”:Es otro centro de referencia para las enfermedades de los ojos. La atención es esmerada y de alta calidad por la tecnología y el personal con la que se trabaja. Los beneficiarios son principalmente los pobres. Se hacen muchas campañas tanto en la ciudad como en el campo. Está subvencionado por la CBS.

OTROS DISPENSARIOS MEDICOS:Se han constituido en muchos centros de la parroquia para poder ofrecer el mínimo de atención médica a todos, especialmente a los que no disponen de recursos económicos. Atienden normalmente religiosas o personal cualificado. La atención es semigratuita y en muchos casos el costo de las medicinas es puramente simbólico.

CARITAS DIOCESANA:En coordinación con la Cáritas Internacional y Cáritas del Perú canaliza una serie de proyectos sociales de promoción humana. Fomenta trabajos comunales o comunitarios, se hace posible la asistencia en casos de emergencia. Desde sus inicios ha realizado obras incontables en la Diócesis, especialmente en la zona rural.www.caritasabancay.org.pe

EDUCACION CATOLICA

IESP NUESTRA SEÑORA DE FATIMA - DIVINA PROVIDENCIA.Recientemente se ha creado este centro de estudios pedagógicos y teológicos, regentada por las Hijas de la Divina Providencia en convenio con la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima.

INSTITUTO SUPERIOR PEDAGOGICO DE LA SALLE:Tiene muchos años de trayectoria; creado por los Hermanos de San Juan Bautista de la Salle para ofrecer la oportunidad de estudiar a los jóvenes de las provincias, y así conseguir una profesión sin necesidad de viajar a otros lugares. Se da formación profesional y cristiana. A su vez tiene Colegio secundaria y primaria.

OTRAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS:Son muchos los colegios de secundaria, escuelas de primaria y centros de inicial que son regentados por los religiosos y religiosas o también por el clero diocesano tal es el caso del Colegio San Francisco de Solano; entre otros centros de enseñanza educativa está el colegio Santa Rosa, Mütter Irene, San Juan Bautista de la Salle, etc. Estos centros funcionan con docentes remunerados por el Estado, buscando en lo posible el desarrollo integral de los jóvenes mediante la formación humana, científica, espiritual y cultural.

OFICINA DIOCESANA DE EDUCACION CATOLICA (ODEC)a través de los cuales se orienta e implementa la enseñanza de la Religión en las escuelas y colegios, buscando así la formación integral del alumno con el apoyo directo de los profesores.

Para todas labores se cuenta con los medios que la Providencia de Dios proporciona por medio de bienhechores.Otras necesidades son la atención a las casas parroquiales, las casa de Ejercicios Espirituales, el mantenimiento de actividades pastorales y vehículos motorizados para llegar a todos los rincones de la Diócesis.

MANTENIMIENTO DE LAS OBRAS SOCIALES

Al ver tantas obras de asistencia y de promoción humana nos preguntamos: ¿de dónde obtienen los Padres y las Madres los recursos económicos necesarios para sobrevivir, trabajar y llevar adelante las iniciativas sociales y de asistencia que proporcionan?

La respuesta es sencilla: la caridad de mucha gente; de muchos cristianos, gente sencilla y pobre también, que sabiendo que en alguna parte de la sierra peruana hay otros hermanos mucho más pobres, han escuchado el llamado a la solidaridad y sienten el deber y la alegría de poder aliviar en algo los sufrimientos o deficiencias de otros hermanos, y lo hacen por intermedio de sacerdotes y religiosas.

La gran mayoría de los bienhechores de la Diócesisson anónimos. Es simplemente relación de confianza: individuos, familias, grupos parroquiales, organizaciones de España, Alemania, Francia y Estados Unidos, etc., que han comprendido que el cristiano no puede aislarse egoístamente en su propio mundo, sino que tiene el deber de abrirse a las necesidades de los demás, y esto de alguna forma los enriquece a ellos, porque no hay ningún pobre que sea tan pobre como para no poder dar nada a nadie, como no hay ninguno tan rico como para no necesitar nada de nadie.

La Diócesis administra recursos económicos y bienes ajenos de manera responsable, respetando la intención de los donantes, sin despilfarros inútiles, sin ostentación escandalosa, sin aprovechamiento personal. No siempre es fácil hacerlo o canalizarse por la vía adecuada por las tantas necesidades a nuestro alrededor.

La Diócesis aún no puede sostener las obras sociales con los propios recursos ni siquiera al clero diocesano. La ayuda extranjera sigue siendo necesaria, pues dependemos del 92% y con lo propio sólo podemos cubrir el 8%. Esta continua dependencia económica no es normal para una diócesis, por eso desde nuestra pobreza hemos de buscar las formas más convenientes para colaborar en el sustento económico de los sacerdotes, especialmente su seguro de salud, y en colaborar en todas las actividades caritativas de la Iglesia.

Agradecemos infinitamente en el Señor Jesús a todos nuestros colaboradores y bienhechores, tanto extranjeros como nacionales, vivos o difuntos. A todos indistintamente les decimos: ¡MUCHAS GRACIAS! De nuestra parte las oraciones y sacrificios para no defraudar la confianza que han puesto en nosotros.