Portador de la Virgen de Cocharcas

El protagonista de la historia de Nuestra Señora de Cocharcas es un indio sencillo, natural de San Pedro de Cocharcas, de la parcialidad de los Cajamarcas. Se llamaba Sebastián Martín  Astowaraca, popularmente conocido como el “Quimichi”, tenía veintitrés años en 1590 cuando le ocurrió un accidente que ocasionó todos los sucesos que siguieron después y formaron, por así decirlo, la trama de su vida.

sebastian-quimichi-1

Con una solemne Eucaristía presidida por nuestro Pastor, Mons. Gilberto Gómez se inauguró la celebración del Año Jubilar por la presencia de la Orden “Carmelitas Descalzas” en la Diócesis de Abancay.Un gran número de sacerdotes provenientes de las parroquias asistieron a la ceremonia.

noticias-madres-carmelitas-1

Las primeras semanas de agosto se realizó la formación permanente del clero diocesano de Abancay. La inauguración fue precedida por Mons. Gilber Gómez, quien llamó a “reavivar el don de la gracia, la gracia de la ordenación para profundizar y reavivar nuestra identidad mediante la formación, sobre todo intelectual. Toda institución que quiere ser competitiva, forma a su gente. Todo profesional se forma continuamente para servir mejor.

formacion-del-clero-1

SANTUARIO DE NUESTRA SEÑORA DE COCHARCAS

El Santuario de Cocharcas es una de las joyas arquitectónicas de los comienzos del siglo XVII. Su historia permanece velada desde los finales del siglo XVI en crónicas coloniales. El Templo actual se construyó a media  montaña del valle Pampas entre los años 1598 a 1619.

El Templo colonial se encuentra enclavada en el  pequeño pueblo de Cocharcas, que representa un escenario impresionante: el río Pampas serpentea entre las montañas; una quebrada abierta rodeada de cumbres elevadas; un silencio mágico de la naturaleza y unos atardeceres coloridos.

fiesta-de-cocharcas-2013-1

EXPLICACIÓN DEL ESCUDO
“miserando atque eligendo”

EL ESCUDO
En los rasgos, esenciales, el Papa Francisco ha decidido conservar su escudo anterior, elegido desde su consagración episcopal y caracterizado por una sencillez lineal.

Sobre el escudo, azul, se hallan los símbolos de la dignidad pontificia, iguales a los que deseó el predecesor, Benedicto XVI (mitra entre llaves de oro y plata, entrelazadas por un cordón rojo). En lo alto se refleja el emblema de la Orden de procedencia del Papa, la Compañía de Jesús: un sol radiante y llameante con las letras, en rojo, IHS, monograma de Cristo. Encima de la letra h se halla una cruz; en la punta, los tres clavos en negro.