Imprimir

Danza Negrillos Patrimonio Inmaterial

LA DANZA DE LOS NEGRILLOS, PATRIMONIO CULTURAL DE LA NACION

La celebración de la Navidad es algo especial  en la Provincia de Andahuaylas. Todos nos ilusionamos con el mes de diciembre, mes que recordamos el nacimiento del niño Jesús. En los diferentes pueblos de nuestro país hay diferentes formas de celebrar la navidad. Sin embargo, los antiguos pueblos de Andahuaylas tienen en común la danza costumbrista navideña, en la que sobresalen la danza de “Los Negrillos” ejecutado por varones, las “Huaylías” ejecutada por mujeres, y otros elementos folklóricos que acompañan esta festividad.

La danza de los Negrillos

La danza de los negrillos se ha venido interpretando tradicionalmente por los habitantes de los pueblos y las comunidades quechuas de la provincia de Andahuaylas y Chincheros, desde la época de Taki-ongoy y recientemente por poblaciones de las zonas urbanas del país. Su origen aún permanece en misterio en la cuenca del río Chicha, aunque ha sufrido una evolución fuerte durante la Independencia del Perú y en los años de guerra con Chile.

 Esta danza ritual (Adoración al Niño Dios) reviste la forma comunitaria de celebrar la navidad. Se baila sólo durante  el tiempo de navidad, aunque en el Valle de Chumbao se prolonga hasta el Niño Jesús de Praga, como agradecimiento por los primeros frutos de la tierra. La danza de los  negrillos debe su nombre a los personajes que se pintaban de negro para representar a los hacendados y militares. La danza se ejecuta en cuadrillas y cada una de ellas – guiados por un tambor, un bombo y un violinista– representan el gozo del pueblo durante estos días de fiesta.

Por su presencia importante durante las fiestas de Navidad ha sido declarada como Patrimonio  Cultural Inmaterial de la Nación.